Argentina Warez » Zona Libre » Cultura, Arte y Filosofía Hitler y la " Lanza de Longino "
02-nov-2012
SaitoWarez
Moderador Cultura, Arte y Filosofía
Hitler y la " Lanza de Longino "
Hitler y la " Lanza de Longino "


Hitler estaba obsesionado con conseguir la lanza para su beneficio.


Nadie desconoce que el inconmensurable poder del que dispuso Hitler no tuvo parangón durante varios años. Al mando de sus soldados, sembró el terror en todos aquellos que se atrevían a desafiarle. Sin embargo, lo que es menos recordado es que el mandatario nazi sentía una obsesión enfermiza por las reliquias debido a que, según pensaba, su poder le ayudaba a mantener en alza su imperio. Entre otros, uno de los objetos que deseaba tener entre sus manos era la Lanza de Longinos, el arma que un soldado romano clavó a Jesucristo en la cruz y cuya leyenda afirmaba que su poseedor no perdería jamás una batalla

Las otras reliquias que buscaba.


El Santo Grial


Arca de la Alianza

Este artefacto, también conocido como «La Lanza del Destino», no fue el único objeto que Adolf Hitler trató desesperadamente de encontrar, sino que en su lista también se encontraban reliquias de tal calibre como el Arca de la Alianza o el Santo Grial. Sin duda, las obsesiones del líder alemán parecen más bien propias de un guión de las populares películas de «Indiana Jones».


¿Qué se sabe de la lanza?


Lo que se sabe de la lanza viene otorgado por los evangelios, como bien explica el periodista e historiador Jesús Hernández en su libro «Enigmas y misterios de la II Guerra Mundial». «La primera referencia es, lógicamente, la que aparece en la Biblia. Según el Evangelio de San Juan -el único escrito por un coetáneo de Jesús-, un soldado romano atravesó su cuerpo con una lanza para certificar su muerte».

Y es que, al ser viernes, era necesario que los presos murieran rápidamente en la cruz para así evitar que agonizaran durante el sábado (día sagrado para los judíos). Por ello, los romanos quebraron las piernas de los dos crucificados junto a Jesús para asegurarse de que morían en un corto período de tiempo. Sin embargo, al llegar a Cristo, y como le vieron aparentemente muerto, le clavaron una lanza para certificar su fallecimiento.

Concretamente, y según San Juan: «Fueron pues, los soldados y quebraron las piernas del primero y del otro crucificado con él. Pero al llegar a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua», (Capítulo 19, versículos 32-34).

Según varios evangelios, este soldado era un Centurión romano. «Se especifica que su nombre era Cayo Casio Longinos y que sufría una ceguera parcial que casi no le permitía ver. Pero la sangre de Jesús que le salpicó a los ojos cuando le clavó la Lanza obró un milagro, recuperando la vista en ese justo momento. El agradecido Longinos decidió convertirse al cristianismo», sentencia el historiador. A partir de este episodio, el paradero de la lanza se perdió de forma oficial.


La lanza en manos nazis



Sin embargo, lo que realmente atrajo a Adolf Hitler de este objeto fue precisamente la historia más desconocida y la leyenda que acompañaba a la reliquia, la cual afirmaba que «quien la sostenga en sus manos, sostendrá, para bien o para mal, el destino del mundo». Sin duda, la posibilidad de poder tener a sus pies a toda la humanidad gracias a «La Lanza del destino» no pasó desapercibida para el líder nazi, para el que todas las ayudas militares eran pocas.

Hitler, había leído de hecho todas las leyendas conocidas sobre la lanza, la mayoría de las cuales atribuían un inconmensurable poder a su poseedor. Sin embargo, y según cuentan otras versiones, el artefacto tenía también una terrible maldición, pues el que se separaba de ella solía sufrir la más amarga de las derrotas en combate o incluso la muerte.


Sepulcro de Carlos Martel.



Carlomagno.

«La tradición afirma que en el año 732 el general Carlos Martel la sostuvo cuando derrotó a los árabes en la batalla de Poitiers. El propio Carlomagno, nieto de Carlos Martel, combatiría en un total de 47 batallas sin conocer nunca la derrota, pero murió poco después de que la reliquia se le cayese accidentalmente», explica en su libro Hernández.


Federico I Barbarroja.

Sin embargo, no fue el único. «Lo mismo le sucedería a Federico I Barbarroja al partir hacia Jerusalén durante la Tercera Cruzada; cuando se disponía a vadear un río en la actual Turquía cometió el error de dejar caer la Lanza. Poco después cayó al río y se ahogó» sentencia el experto. A pesar de todo, los nazis no dejarían escapar el poder que les podría otorgar esta reliquia que finalmente, y gracias al destino, acabó presuntamente en Viena.


La obsesión de Hitler

Hitler malvivía de joven vendiendo cuadros

Según narra Hernández en su libro, Hitler dio con la lanza por casualidad en 1912, cuando no era más que un pintor fracasado que intentaba malvender sus acuarelas por los cafés de Viena. «Su futuro artístico se le mostraba incierto, al haber suspendido el examen de ingreso para la escuela de Bellas Artes. Su futuro personal tampoco era demasiado halagüeño; malvivía en pensiones y residencias, y sólo con suerte conseguía comer una vez al día», determina el historiador.
Un día, el joven Adolf (de tan sólo 23 años) no tuvo más remedio que entrar en el conocido museo del Palacio Hofburg para refugiarse de una fuerte tormenta, y allí hallaría su destino. «Deambulando por las salas, centró su atención en un objeto singular; sobre un manto de terciopelo rojo se le ofrecía la visión de una reliquia cristiana de gran poder místico perteneciente al tesoro imperial de los Habsburgo: la Lanza de Longinos».

«Se trataba de una punta de hierro de poco más de cincuenta centímetros de largo. La hoja estaba partida y presentaba una reparación con un alambre de plata. En el centro podía apreciarse la cabeza de un clavo y una banda de oro con la inscripción Lancea et Clavus Dominus (la lanza y el clavo del Señor). En su base se observaban unas pequeñas cruces de bronce», explica el periodista.

Hitler quedó fascinado por el objeto y se obsesionó con su historia, la cual investigó junto a su entonces gran amigo Walter Johannes Stein. «Ambos se enfrascarían en el estudio de los poderes mágicos que aquel objeto atesoraba», determina el periodista.

Según destacaría Stein posteriormente, Hitler le explicó sus obsesiones y él no pudo más que quedarse asombrado con la enorme ambición del joven Adolf. «Hitler estaba convencido de que tenía un alto designio que cumplir. La posesión de la Lanza sagrada podía ser el instrumento necesario para hacerlo realidad. El experto en ocultismo no tomó demasiado en serio a aquel artista fracasado, pero años más tarde aquellos delirios de grandeza se harían tristemente realidad», expresa el experto.

El " robo " de la lanza



Himmler y Hitler

Veintiséis años después, en 1938, Hitler ya se había convertido en el líder del nazismo y de toda Alemania tras subir al poder democráticamente. Sin embargo, y a medida que su poder iba aumentando, sentía una necesidad cada vez mayor de poseer la Lanza del Destino. «Ahora entraba triunfante en Viena, la ciudad en la que había vivido como un vagabundo, una vez que el Tercer Reich se había anexionado Austria», destaca Hernández en su libro.

«En la tarde del 14 de marzo de 1938, Hitler entraba acompañado del jefe de las SS, Heinrich Himmler, con quien compartía aunque en menor medida el interés por el ocultismo, en el Palacio Hofburg», destaca Hernández. El deseo del líder nazi estaba a punto de hacerse realidad.

«El Führer se dirigió directamente a la sala en donde se custodiaba la deseada Lanza. Himmler salió de la sala, dejando a solas a Hitler con la mítica reliquia. Allí permaneció más de una hora, ensimismado en sus pensamientos delirantes, alimentados por la visión de la Lanza que ya estaba en su poder. Su sueño megalomaníaco se había cumplido», apunta Hernández en su libro.

En cambio, Hitler todavía necesitaba llevarse la lanza del museo sin que pareciera un robo a Viena. Para ello tuvo una curiosa idea: «Para darle una apariencia legal, la confiscación se ejecutaría en respuesta a la petición oficial realizada en Berlín por el burgomaestre de Nuremberg, Willy Liebel, para que el tesoro regresase a la ciudad que lo acogió antes de ser enviado a Viena», determina el historiador.

Tras conseguir su objetivo, ahora los nazis debían proteger la lanza hasta que llegara a Alemania junto a las 31 piezas del tesoro austríaco que habían robado. Tardaron nada menos que cinco meses en preparar el viaje. «Se requirió el empleo de un tren blindado, especialmente preparado para el traslado del valioso tesoro y que contaba incluso con aire acondicionado. El 29 de agosto el producto del saqueo nazi salió de la estación Oeste de Viena en el más absoluto secreto. Fue transportado hasta Nuremberg en el tren especial, siendo escoltado en todo momento por tropas de las SS», señala Hernández.

El gran número de molestias que se tomó Hitler deja claro el aprecio que le tenía a esta reliquia y el temor que le suscitaba que pudiera ser robada. «Al día siguiente las joyas quedarían depositadas en la iglesia de Santa Catalina. Allí las recibió con todos los honores el burgomaestre. Más tarde se construirían diez vitrinas especiales para exponer al público las joyas, incluyendo la Lanza.», destaca el periodista.


La locura de Hitler


El nazi creía que la lanza le había pertenecido en una vida anterior
Con su preciado tesoro ya en Alemania, el líder nazi se sentía más que satisfecho.
Sin embargo, no veía la lanza como una mera reliquia, sino que sentía una atracción especial hacia ella que sobrepasaba los límites de la razón. «El Führer estaba convencido de que le había pertenecido en una vida anterior. Según confesó a Stein, 'la Lanza contenía algún tipo de revelación mística, como si en algún siglo anterior ya la hubiera sostenido en mis manos'», sentencia el experto.
Pero no sólo eso, Hitler también tenía ensoñaciones en las que creía ser la reencarnación de un señor feudal del S IX. «Se refería a un personaje llamado Landulfo II de Capua, que fue excomulgado por el papa por sus conocimientos sobre magia, y que se mostró también fascinado por el poder que emanaba de la Lanza», destaca Hernández.

Sin duda, su obsesión por el artefacto no era ni mucho menos normal. En cambio, Jesús Hernández tiene su propia teoría sobre este hecho: «Lo más probable es que su obsesión por el arma naciese, no tanto por un recuerdo de su vida anterior, sino por su desmedida pasión por las óperas wagnerianas. Su favorita era Parsifal, en donde la leyenda de la Lanza sagrada -o la Heilige Lance en alemán- tenía un papel central, junto al Santo Grial»


Nunca sabremos si el poder que Hitler le atribuía al artefacto era real, pero lo que sí es cierto es que durante muchos años sus tropas fueron prácticamente invencibles. Allí donde combatieran, sus tanques (Panzers) no tenían rival y sus soldados arrasaban la tierra por la que pasaban. ¿Sería cosa de la lanza?.


Los americanos y la lanza


Sin embargo, y como bien apunta el historiador, su poder debió remitir a partir de 1942, pues las tropas alemanas tuvieron que retirarse en la mayoría de los frentes. «Por esa época la Lanza ya había dejado de estar expuesta al público y permanecía empaquetada en un refugio antiaéreo excavado en la roca y situado bajo el castillo de Kaiserburg, en Nuremberg», señala Hernández.

Su estancia en el refugio sería breve. «El 31 de marzo de 1945, ante el avance de las tropas aliadas por territorio germano, Liebel creyó que el refugio no ofrecía suficiente protección y decidió guardar las piezas más valiosas –entre las que figuraba la Lanza- en cajas de cobre soldadas, que fueron depositadas en una recámara del búnker de la Panier Platz, procediendo luego a tapiar la entrada», sentencia el experto.


Los americanos finalmente consiguieron arrebatar el tesoro a Hitler
Pero por mucho que hicieran los alemanes, el destino de la lanza estaba más que sellado, ya que, por estas fechas, Berlín se encontraba sitiada por los aliados, entre los que se encontraba la veterana división Thunderbird, que durante cuatro días combatió contra 22.000 miembros de las SS dispuestos a morir por defender la ciudad
Una vez que se tomó Berlín, le tocaba a los americanos descubrir donde se encontraban las piezas más valiosas de la colección nazi, y ningún superviviente estaba dispuesto a dar información. De hecho, la fuente más fidedigna, Liebel, había fallecido.

Los aliados encargaron la búsqueda a uno de sus hombres más valiosos. «El teniente Walter H. Horn fue el encargado de averiguar el paradero de la parte más importante del tesoro de los Habsburgo. Horn no lo tuvo nada fácil; las versiones de lo ocurrido arrojadas por los interrogatorios eran en su mayoría contradictorias», señala el experto.

Pero, tras muchos interrogatorios, el oficial descubrió donde se encontraba las joyas de manos del doctor Fries, un funcionario nazi. «El 7 de agosto de 1945, los norteamericanos se introdujeron en el interior del refugio antiaéreo de Paniers Platz. Una vez allí, Fries indicó el punto en el que debía derribarse la pared de ladrillo». Lo habían conseguido, habían arrebatado el tesoro a Hitler, y lo habían hecho tres meses después de que el líder nazi se suicidara.


Un mito destruido


La versión de Hernández contradice radicalmente la expuesta por algunos historiadores, que afirman que fue justo en el momento en que la lanza fue robada cuando Hitler se disparó en la boca. Este hecho, añadiría más misterio aún a la supuesta maldición que perseguía a esta reliquia, pero el periodista lo considera inverosímil.

«No hay duda de que este espectacular desenlace de la Segunda Guerra Mundial merecería ser cierto, pero hay que ceñirse a la realidad histórica y dejar constancia, para decepción de los aficionados al ocultismo, que ese hecho no se produjo hasta mucho después de la muerte del Führer» destaca el historiador.

Pero la historia del artefacto aún no se había acabado, pues, a pesar de que los norteamericanos se comprometieron a enviar la lanza a sus legítimos dueños en Austria, apareció en Los Ángeles un año después. Además, el misterio aumentaba, pues el museo de Viena tenía también una similar.

«Las fuerzas de ocupación norteamericanas en Austria quedaron en una situación muy incómoda, a la espera de una investigación para saber si el tesoro hallado en Los Angeles era auténtico y, por lo tanto, las joyas que habían guardado eran una falsificación», afirma el historiador.

«Sorprendentemente, la comprobación no llegaría hasta casi un año después; en 1946 se abrieron por fin las cajas que contenían las piezas del tesoro en Austria y se compararon con las fotografías que se habían enviado desde Estados Unidos. Como no podía ser de otro modo, los funcionarios encargados del estudio llegaron a la conclusión de que las piezas verdaderas eran las que se encontraban en Viena», determina Hernández. A pesar de todo, nunca sabremos donde se encuentra realmente la lanza o si este arma de Viena es la que fue usada para atravesar a Cristo pues existen tres artefactos más que podrían tener el honor de ser el auténtico. Sin duda, es imposible quedarse sin dudas.

Toda la información fue extraída de:

Hitler y la " Lanza de Longino "


02-nov-2012
duranpo
Premium User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
mitos tradiciones mentiras pero es mas divertido que la filosofia y el arte gracias pase un buen rato
02-nov-2012
AnotherMaggot
Premier User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
Superinteresantisimo Muchas Gracias por compartir SaitoWarez! +10
01-dic-2012
vasotubo
New User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
no descarga
01-dic-2012
fJAVIER MORALES
Premier User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
(al fin un enajanado fascista).
Gracias camarada, excelente. Salu2
01-dic-2012
fJAVIER MORALES
Premier User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
Te los debo.
01-dic-2012
rjesusd
Baneado ;(
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
Hitler y sus locura.
Muchas gracias por la información
01-dic-2012
luchoq
Premier User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
Muy muy interesante, la primera vez que escuche hablar de esta lanza fue en la pelicula consntantine
01-dic-2012
Lepra Te Amo
Premier User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
GRACIAS AMIGO PERO OPINAR DISTINTO JAVIER MORALES NO TE TRANSFORMA NI EN ENAJENADO NI EN FASCISTA


PORQUE SEGUN TU CRITERIO NO HBRIA QUE TOMAR MAS COCA COLA



NI ESCUCHAR A

02-dic-2012
Lepra Te Amo
Premier User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
QUE COSAS EN LOS POST QUE HAY QUE PENSAR HAY POCOS COMENTARIOS AMIGO NO TE PARECE ?????
hernan


mi aporte
Ares galaxy 2.1.9.3043 final español + fix de conexion (desatendido) conecta seguro !!!!!!!
02-dic-2012
nharu
Forera Activa
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "

Beris cenquius...sip.

06-dic-2012
TXOCKY
Silver User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
Muy pero muy bueno el relato y super interesante.gracias
06-dic-2012
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
gracias por la info
06-dic-2012
knktzvra
Premier User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
me late mucho este tipo de información
gracias
06-dic-2012
diegfran
Silver User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
Gracias excelente info
06-dic-2012
soto46
Baneado ;(
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
Gracias. Interesante aportación.
06-dic-2012
frandelcap
Silver User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
Buenisimo, A.W. es una escuela fuera de la escuela!
06-dic-2012
geriatrix
New User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
gracias por el aporte
06-dic-2012
lisdailet
Silver User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
si interesante
06-dic-2012
carromtz
Premium User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
gracias por la info...
06-dic-2012
Elvinh7
White User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
muy interesante gracias
06-dic-2012
haless
Premier User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
muchas gracias por compartir
06-dic-2012
hadessoul
Gold User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
muy interesante,gracias............................
06-dic-2012
Walowlust
Platinum User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
muy interesante, Gracias....
11-abr-2013
ceba_73
Gold User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
buen aporte, algo mas del ocultismo germano y sobre todo la ideologia de gran ser supremo que se autoaplico Hitler a si mismo......
11-abr-2013
Benny Alvarez
Premier User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
Excelente post, compañero, y coincido en todos sus puntos, es absolutamente ajustado a la verdad.
Sólo deseo acotar que en mi humilde opinión, como hijo de anticuario, y estudioso del tema, que en la edad media circularon toneladas de clavos que penetraron las manos ( o los pies ) del Señor, toneladas de astillas auténticas de la cruz donde se clavó al Señor, millares de lanzas que clavaron el costado del Señor, por lo cual aunque la reliquia auténtica existiera, sería imposible determinar cuál es de todas.
15-abr-2013
alfredo1g
Platinum User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
asi que finalmente la reliquia no tiene poderes.
yo había llegado a pensar que sí.

ya veo que es una decepción para los ocultista agorreros.
03-ago-2014
robertiko_ez
Premier User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
Gracias Por El Aporte a la Comunidad
09-sep-2014
zorraplateada
White User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
entretenido, gracias.
09-sep-2014
jose_1963
Black User
Re: Hitler y la " Lanza de Longino "
muy interesante, gracias

Necesitás estar Registrado para dejar comentarios en Hitler y la " Lanza de Longino "

Información del Post